Mudanza sin estrés
Casi todo el mundo en edad adulta ha tenido que pasar, por una mudanza. En realidad, si se hace con tiempo y se planifica convenientemente, no tiene por qué haber ningún problema. Confíe el trabajo de una empresa de mudanzas, que le asesorará y le dará las pautas necesarias.
Estos son los pasos que se han de seguir para que la mudanza se haga sin problemas:

  • A la hora de empaquetar, conviene hacerlo con tiempo, empezando por las cosas que no se van a usar (libros, discos, ropa de otra temporada…) y terminando con lo que se usa todos los días (televisor, utensilios de cocina, menaje…).
  • Empaquete juntas las cosas que tienen varias piezas: el ordenador con el cable, los aparatos de cocina con sus accesorios…lo ideal es mantener la caja original, porque ése es el embalaje perfecto, pero si lo hemos tirado, se pueden utilizar cajas.
  • Lleve los documentos importantes consigo: aunque los guarde bien, a la hora de buscarlos, quizá no los encuentre. Por eso es mejor guardarlos en carpetas con sumo cuidado.


Papeleo antes de una mudanza

Entre las muchas cosas que hay que hacer para organizar bien una mudanza está la de informar sobre el cambio de domicilio a los organismos o empresas que ofrecen determinados servicios.

Sobre todo, hay que preguntar e informarse sobre el papeleo necesario en los trámites a realizar para tenerlo todo listo antes de hacer la mudanza. Cuanto antes se haga, más inconvenientes desagradables evitaremos.

Estos son los servicios más comunes a los que debes prestar atención:

  • Luz, agua, gas, teléfono fijo: dar aviso con un mes de antelación.
  • Centro de Salud: presentarse el ambulatorio para solicitar cambio de médico.
  • Suscripción a revistas o periódicos.
  • Bancos.
  • Seguros.
  • Colegios de los niños.
  • Correo.
  • Dirección General de Tráfico (en caso de se tenga carné de conducir).
  • Policía Nacional (para el documento nacional de identidad y pasaporte).
  • Hacienda: Modificación de domicilio fiscal.
  • Empadronamiento: Cambio en el Ayuntamiento correspondiente.


Datos necesarios para una mudanza

Un cambio de domicilio y el correspondiente traslado implica la preocupación de hacer la mudanza.

Es importante ofrecer los datos necesarios a la empresa de mudanzas. También conviene pedir que la empresa de mudanzas te aclare dudas sobre cualquier cuestión que desees conocer. La concreción evitará malos entendidos. Y esa comunicación será un buen comienzo.

Es bueno que el cliente facilite ciertos datos y especificar determinados conceptos desde la primera entrevista:

Cliente

  • Teléfonos y horarios de contacto.
  • Correo electrónico.
  • Preferencias de actuación (realizar el embalaje usted mismo o por medio de los operarios).
  • Traslado de la ropa de forma particular o en armarios portátiles aportados por la empresa.
  • Señalar los muebles a trasladar  (enseres pesados y/o voluminosos, como aparatos musicales, eléctricos, nevera, lavadora, etc.).
  • Preparación por cuenta propia o no, de cristalerías, porcelanas  y cosas frágiles.
  • Fecha estimada para el traslado (hora, dirección de destino).
  • Especificar planta baja, chalet o piso (ascensor o montacargas).
  • Lugar para estacionamiento.

 

De este modo, en esa primera inspección que realice la empresa, ya podrá hacer una estimación sobre los metros cúbicos, el camión que deberá utilizar y el número de operarios a intervenir. Además, la empresa de mudanzas ajustará mejor el presupuesto a las necesidades del cliente.

Empresa de mudanzas
Una vez aportados los datos y definida su idea de mudanza, pregunte por todo lo que le venga a la cabeza: aparte de credenciales, teléfonos, horarios, gerente o persona encargada, hay cosas tan obvias como importantes:

  • ¿Tienen seguro de responsabilidad civil?
  • ¿Qué tipo de materiales utilizan para embalar?
  • ¿Cuál es la forma de pago?
  • ¿Qué tiempo aproximado llevará el traslado, tendrán que hacer más de un viaje?


Que hacer con la ropa en una mudanza

Entre los enseres que forman parte de una mudanza, uno los más numerosos es la ropa. Hasta ahora, se colocaba la mayor parte en maletas, pero las empresas de mudanzas están adaptando nuevos métodos para que las prendas lleguen al nuevo domicilio en las mejores condiciones.

Al planificar el traslado, la ropa es otro apartado que conviene decidir, para saber “qué hacer” con cierta antelación. Si antes de efectuar la mudanza ya tenemos disponible el lugar de destino (armarios, sobre todo), podríamos  llevar poco a poco, ropa fuera de temporada, ropa de casa o todo aquello que no tenga un uso cotidiano. De esta forma habremos adelantado mucho a la hora de colocar.

Nuestros operarios aportan al traslado unos armarios flexibles que permiten llevar colgados trajes, gabardinas, abrigos, chaquetones etc. Es un sistema seguro, limpio y cómodo porque, al llegar, lo único que hay que hacer es volver a colgarlo todo.

Preparar una maleta con las mudas, o ropa de precisión en esos días difíciles, en los que no se está en un sitio ni en otro es de vital importancia, máxime si hay niños por medio.

Mudanza con niños y mascotas
Cuando se hace una mudanza, no sólo hay que pensar en embalar, guardar y precintar. Los miembros de la casa también ocupan un lugar y, aún más, sus pertenencias. Pero no hay por qué agobiarse: si se siguen unos sencillos consejos, la cosa está hecha.

¡Qué horrooor!  Es lo primero que se piensa en el momento de decidir un cambio de domicilio. Y si pensar en el embalaje y mudanza de una casa, con varios miembros de familia, añadirle dos o tres criaturas, una gata, dos perros y una tortuga, puede llegar a lo terrorífico. Pero la gente se cambia de casa de todos modos, por necesidad y, pasado un tiempo, se alegran de haberlo hecho.

Los niños: Es muy importante explicarles el traslado con anticipación. Asegurarles el encuentro con sus cosas en su nueva casa donde van a disfrutar también de su espacio propio. Este argumento les ayudará a no perder sus referentes. Dejar que anden de acá para allá los días de embalaje y traslado es arriesgarse a cualquier tipo de accidente. Ocuparse de ellos y tenerles controlados supone implicarles en el desarrollo de la mudanza, hacer que participen de pequeñas labores o encargarles tareas que los tenga entretenidos: agrupar sus juguetes, sus cuentos y libros. Es buen momento para deshacerse de lo más usado, seleccionar ropa que se quedó pequeña…

Las mascotas: Preparemos su “operación traslado”,  teniendo presente que son seres vivos indefensos, dependientes de nosotros, con sus miedos y sus necesidades.

Hay una obviedad que no se puede pasar por alto: si usted tuviera la posibilidad de que unos padres, una hermana o un amigo/a quisieran hacerse cargo de sus hijos y/o sus mascotas (juntos o por separado) esos pocos días, sería, con toda seguridad, no solo un gran favor sino la mejor opción. Antes de volver sus hijos y/o sus animales a la nueva casa, usted habrá tenido tiempo de adelantarse a imprevistos, revisar vallas en la propiedad, escaleras, agujeros de ascensores etc. Y así prever y minimizar riesgos.

Las claves de una buena mudanza
Hacer una mudanza a la medida requiere mucha calma. No es un trabajo fácil, pero si se hace de forma organizada y, sobre todo, se deja de manos de profesionales, la cosa resulta mucho más sencilla. Seguir unos prácticos consejos será la mejor solución para superar ese proceso que, de vez en cuanto, todo el mundo ha tenido que pasar alguna vez en su vida.
Para que nuestra mudanza llegue a buen puerto, es importante enumerar, preguntar, oír sugerencias, deliberar con los miembros implicados en el traslado sobre lo más conveniente en cuanto a fechas, horarios, modo de preparación, desmontaje y montaje de muebles, transporte, lugares establecidos y reservados previamente para carga y descarga. Es necesario echar una ojeada previa a nuestra nueva vivienda, para interpretar qué cabe en ella o lo que es indispensable apartar, eliminar o guardar en un espacio adicional, como un guardamuebles.

Es laborioso, pero no difícil ni imposible, preparar personalmente muebles, objetos y enseres de una casa para su traslado a un nuevo hogar. Existen en el mercado los materiales y herramientas necesarios para que, con cierta destreza y buena organización, en dos o tres días puede estar todo dispuesto para que actúen los encargados de la mudanza. Asimismo, es imprescindible organizarse a la llegada, y distribuir para tener a mano lo urgente y necesario.

No cabe duda que lo más cómodo es dejar que el personal especializado de la empresa de mudanzas se encargue de la selección y agrupación de enseres, del embalaje, desmontaje, montaje, etc. Su práctica, herramientas, materiales y destreza darán buena cuenta de ello y tendrán todo listo para su traslado en un tiempo récord.
Motivos para hacer una mudanza.

¿Se ha preguntado alguna vez cuántas veces puede hacer una mudanza una persona en su vida? Seguro que más de las que se hubiera imaginado. La vida se compone de una serie de etapas que vamos cumpliendo, y casi siempre coinciden con un traslado, empezando otra vez de cero, esta vez en otro lugar. Todo eso lleva aparejado un cambio de domicilio, lo que implica una mudanza.

El inicio de los estudios, matrimonio, cambio de trabajo, nacimiento de hijos… todo ello son circunstancias que llevan implícita una mudanza.
Para todo ello están las empresas de mudanza: compañías cuyos profesionales sabrán asesorar y ayudar en todo lo que puedan a que el cambio se haga de la forma menos traumática y con todas las garantías de calidad. Ellos entienden al cliente y le orientan de la mejor forma que saben.